Ministerio Infantil

“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. (Proverbios 22:6)

OBJETIVO GENERAL

"Formar una generación de impacto decidida a darlo TODO por Cristo demostrándolo cada día con una vida de adoración, fe, conocimiento de la palabra, pureza y amor."

El ministerio cristiano es el amor de Jesús en acción. El amor de Cristo es el motivo, el método y el resultado esperado. El ministerio infantil busca mostrar el amor de Jesús a los niños, para que ellos puedan conocerlo y puedan también llegar a amarlo. No son solamente programas de guardería (aunque tales programas sean tan útiles y esenciales). El ministerio infantil es acerca de relaciones positivas, comprensivas y alentadoras en el amor de Cristo.

Dentro de la iglesia, podemos compartir la vida de la congregación con ellos, involucrándolos plenamente en la adoración de la iglesia, el compañerismo y el evangelismo. Fuera de la iglesia, podemos involucrarlos en nuestra recreación, nuestros empleos y nuestros pasatiempos—dejar que nos vean vivir la vida siendo seguidores de Cristo. De ésta manera, ellos aprenden de nosotros como un aprendiz aprende de un maestro artesano.

El ministerio infantil es ministerio, tanto hacia, como a través de, los niños. Los ministerios infantiles efectivos equipan a los niños para ministrar a otros niños—e incluso a aquellos que tienen más edad. Al involucrar a los niños activamente en los ministerios de la congregación, los niños desarrollan un sentido de pertenencia, un sentido de responsabilidad hacia la congregación y hacia su misión de hacer discípulos ( PESCAR ).

OBJETIVO GENERAL

Levantar, formar y encaminar a los niños para que sean los líderes que el mundo necesita, enseñándoles y proporcionándole las herramientas que, a la luz de la Palabra de Dios le permitan no sólo enfrentarse a la sociedad, sino transformarla de una manera práctica, para que a través de ellos, se formen hogares verdaderamente edificados en Cristo.

OBJETIVOS ESPECIFICOS

Formar un equipo de trabajo y capacitarlos en la palabra de Dios y en el manejo de los niños —Dotar los salones de clases con mesas, sillas individuales y con materiales para la expresión creativa del pequeño, ilustraciones y actividades artísticas. —Desarrollar la espiritualidad generando materiales suficientes y bien elaborados para su promoción en la iglesia.

—Poner en marcha un programa de educación bíblica cristiana eficaz

—Crear en el niño una cultura cristiana basada en su contexto social y natural.

—Evaluar los resultados de las actividades realizadas, de tal manera que nos permitan saber cuántos niños hemos ganado para el Señor.


ESTRATEGICAS

Bendecirlos con el amor de Jesús —Relacionarse con ellos a su nivel

—Involucrarlos y enseñarles la palabra de Dios

—Garantizarles crecientes oportunidades de ministerio

ACTIVIDADES A REALIZAR

Consolidación en una base de datos de los niños que asisten a la iglesia —Fomentar la asistencia regular por medio de incentivos didácticos

—Crear una cultura de iglesia en donde se fomente la disposición a la adoración, oración, y el estudio bíblico.

—Folleto informativo para los padres acerca de las lecciones vistas.

—Día del niño

—Campamento infantil

—Encuentros infantiles

—Taller de padres

—Actividades festivas